Muy buenas, como mencione en el anterior Podcast, las pequeñas cosas pueden hacer grandes cambios en tu vida y un acumulo de pequeñas cosas hacen una gran transformación. Hoy tratare las tarjetas de crédito un tema peliagudo pues es algo que convive con nosotros en el día a día y no siempre sabemos el daño que nos causa tanto emocionalmente como económicamente.

Como siempre para conocer algo debemos saber de dónde viene y por qué se creó, el origen de las tarjetas fue para las personas con un poder adquisitivo alto que de normal compraban o gastaban su dinero en lugares de lujo por lo cual tenían que llevar encima una cantidad grande de dinero, con el consecuente engorro de capacidad en sus carteras más el riesgo de ser robados.

De esto se dieron cuenta las entidades financieras y de esta forma nació la tarjeta que en un principio solo era de débito (no tenían crédito) se comenzaron a hacer populares entre la alta sociedad y con ello el crecimiento de ellas. Pero como en todo lo que comienza por una causa siempre acaba encontrando huecos que en un principio no se avían detectado, como el echo que muchas de las personas que disfrutaban de las tarjetas, Vivian en algún momento por encima de sus posibilidades teniendo que ir a los bancos a solicitar préstamos con el engorro que esto conlleva.

Fue cuando comenzaron a surgir las primeras tarjetas de crédito, con las cuales no tenías que hacer papeleo cada vez que necesitabas dinero, se pagaba un poco más por el servicio pero para este tipo de elite no le importaba, su popularidad fue tal que comenzaron a sacar tarjetas de crédito para las clases medias altas, y claro la alta sociedad no le gustaba eso de mezclar sus formas de actuar con para ellos la plebe, por lo que se comenzaron a salir distintos tipos de tarjetas de crédito tal como la oro y platino, de esta forma dejabas constancia al sacar tu tarjeta del estatus que eras.

Del mismo modo que en la época medieval solo los de la corte comían pollo y cuando su producción se realizó en grandes granjas que abarataban el producto y hoy en día la gran mayoría puede permitirse comerlo, lo mismo sucedió con las tarjetas pues las financieras vieron el filón de oro en la época del consumismo y de este modo lo que comenzó para unos pocos termino en casi la totalidad del mundo occidental, pero con una variante que los consumidores no vieron y la mayoría sigue sin ver, que es que el crédito a personas pudientes no representaba casi nada para ellos, en cambio en las clases medias y bajas es una trampa casi mortal, porque sin darte cuenta te encuentras con a final de mes un cobro de hace dos meses de tu o tus tarjetas de crédito, y tu sueldo solo está preparado para el coste de cada mes, por lo que nos encontramos con un gasto que ya no recordábamos y el consiguiente estrés, y la única solución que vemos es o pedir un adelanto el trabajo o pedir un crédito a la misma tarjeta para pagar su deuda.

Como se ve cualquiera de las dos soluciones son terribles pues nos adentran en un bucle que no le vemos salida y muchas veces empeora con el paso del tiempo pues los créditos de las tarjetas son excesivos y el nivel de vida va subiendo, creando la tormenta perfecta para la desesperación.

Pues bien, como se dice en medio de la niebla no se puede ver el árbol y o dejas pasar la niebla o te desplazas lentamente hasta encontrarlo, pero de las dos formas llegas a tu destino sin un rasguño. A mí me gusta siempre afrontar los problemas de cara aunque tengo que reconocer que hay problemas que me gustaría ser un avestruz, pero eso no te lo puedes permitir y por ello debes enfrentarte a tu árbol, o en su defecto tarjeta o tarjetas de crédito.

Lo primero es saber cómo siempre tu situación ( cuanto debes) lo segundo crear un plan proporcionado a tus posibilidades de disminución de la deuda, y lo tercero ir a tu banco y cancelar la tarjeta de crédito y solicitar una de débito ( cuidado que las tarjetas de débito tienen pequeños créditos ósea al solicitarla pide a tu gestor que anule ese crédito aunque solo sea de cien euros) Una vez ya has limpiado tu deuda, destruido tu problema y encarado una nueva solución, será cuando abras ajuntado pequeños movimientos en tu vida que abran conseguido un gran éxito.

Próximamente voy a lanzar el RETO TARGETAS DE CREDITO 0 si quieres unirte a dicho reto que no tendrá ningún coste para ti y muchos beneficios, estate atento en mis redes sociales https://www.facebook.com/mejorarmieconomia.ricardollastarry.7 o en https://www.youtube.com/channel/UCIY6pg12xideW-fPr4G7ELw?view_as=subscriber y de esta manera no te sentirás tan sol@, espero encontrarte en él y te daré trucos para salir de las dichosas tarjetas de crédito

Y sin más te deseo una feliz vida y te mando un beso de todo corazón.

Ricardo Llastarry