Estés como estés, aun en el peor de los escenarios, hay solución

Estés como estés, te encuentres en la situación que sea incluso en el peor de los escenarios que puedas pasar, siempre hay una solución por mucho que en este momento no puedas verla, te lo dice alguien que sabe lo que es tirar la toalla, que cada cierto tiempo tengo que reinventarme, que la negatividad desde que tengo uso de razón ha ido cogida de la mano de la positividad como un diablillo y un ángel en el hombro, te lo dice alguien que he llegado tan lejos como muy pocos se han atrevido a llegar y si hoy estoy en este mundo es porque siempre hay una solución.

Hay algo que he aprendido de la vida a base de hierro y fuego, y es que cada individuo es único en apariencia, pensamiento, sentimientos y forma de ser, podrás encontrar un grupo de personas que se reúnan para leer literatura romántica por ser lo que más les gusta, u otro que cada fin de semana encaminen una nueva excursión por la montaña, incluso amantes de las motos que no pueden pasar sin tomar una cerveza en grupo. Pero te aseguro que todos estos grupos y muchos más tienen algo en común pero no todo, incluso quizás solo les una esa particularidad del grupo, pero aun así seguirán siendo diferentes en una mayor o menor medida, porque aun viviendo en el mismo lugar en un entorno parecido y con una misma afinidad que hace que se reúnan de vez en cuando, abra tantas cosas en ellos diferentes que serán como mínimo como las que no lo son, y eso si te pones a pensar es lo maravilloso del ser humano.

Pero nosotros seguimos creyendo o peor aún estamos convencidos que contra mas grupales e iguales más integrados estamos en nuestra sociedad, y si además conseguimos destacar mucho mejor, estos son unos de los más grandes problemas que tenemos, por que competimos por ser como mínimo igual a nuestro vecino, nos pasamos la vida mirando hacia nuestro alrededor, buscamos ídolos que marquen nuestra tendencia, soñamos con mentes que no son las nuestras, por lo que en definitiva nos pasamos toda la vida queriendo ser lo que no somos y eso nos causa una enorme frustración.

Yo creo que como cualquier adicción, pues yo lo veo así, una adicción al quiero, que en diferencia del SOY deposita su poder fuera de nosotr@s mism@s, dejamos que el exterior este por delante de nuestro interior y no lo contrario, que el entorno marque lo que tenemos que hacer y no hacer lo que deseamos realmente, somos lo que vemos en lugar de ser lo que somos, buscamos aparentar en lugar de crear, cada vez tenemos más miedo de ver que no podemos ser como los demás en lugar de ser dichos@s por ser diferentes y únicos.

Pero como te digo todo esto tiene solución pues solo es algo que nosotr@s mism@s hemos creado como un pintor pone colores sobre un lienzo y al ver que no es lo que quería transmitir repinta sobre el mismo trozo de tela. Tú también puedes repintar tu vida adaptada a como realmente eres, pero claro esto nos da miedo pues hace tanto que dejemos de ser nosotr@s que ya no queda imagen de recuerdo de ello y como todo lo que nos es desconocido, el miedo se apodera de nosotr@s.

Por eso lo primero que tenemos que averiguar es como somos, nuestro verdadero YO y no el reflejo, no es tarea fácil pues aparte de no recordar cómo somos hemos creado un maquillaje tan espeso como costoso de quitar sobre nosotr@s, por eso antes de comenzar a buscarnos primero debemos ser compasivos con nuestro ser, empático y paciente, pues según los años que dichos potingues cubrieran nuestra piel, más costoso y borroso será el desprendernos de ellos.

El tiempo es algo efímero pero no por ello provechoso si lo dedicamos a lo que realmente debería haber sido y no a llorar mientras se consume la llama que lo mantiene, por lo que no dudes que cada minuto que emplees en buscarte, será como una pepita de oro en tu vida, que no es el valor de la pepita en sí, sino la impaciencia, alegría, nerviosismo de la espera en poder hallarla y tenerla en nuestras manos.

Por lo que sea como sea tu situación, vivas entre cartones y con andrajos, la comida escasea en tu familia, la desesperación de no poder pagar la luz, agua y gas te consume, nada es más importante que TU y con ello TU FELICIDAD que conlleva el AMOR.

Y todo esto podrían ser palabras de un suicida fracasado y como muchas otras palabras el viento se las lleva, pero eso solo dependerá de ti pues yo ya he realizado parte de mi trabajo para encontrar a mi SER, pero el tuyo querid@ amig@ solo lo puedes encontrar tu pero a partir de hoy ya no podrás engañarte diciendo que no hay salida, porque haberla la hay.

Abre los ojos, mírate en el espejo, mantén la mirada por mucho que te cueste, y di en voz alta saliendo de tu corazón, sintiendo el fuego en tu pecho. YO PUEDO, y repite esa palabra como un mantra sintiendo el ardor como crece, notando la fuerza brotar de tu cuerpo y como tu espalda se alza como preparándose para una batalla, y a partir de ahora no seas lo que ves sino se lo que realmente eres, pues te aseguro que los únicos obstáculos que te encuentres, los abras depositado tu mism@.